Energía solar térmica
La energía solar térmica, también llamada termosolar, se refiere al aprovechamiento de la radiación solar para convertirla en calor útil mediante el uso de colectores o paneles solares térmicos. Gracias a la energía proveniente del sol se calienta agua o algún otro fluido a temperaturas que podrán oscilar entre 40º y 50º. Este líquido caliente se podrá usar para obtener agua caliente sanitaria, calefacción de viviendas, calentamiento de piscinas u otras aplicaciones.

Lugares donde instalar energía solar térmica

Edificios de viviendas plurifamiliares, con proyectos e instalaciones adecuados a las diferentes ordenanzas solares y de CTE (Código técnico de edificación)
Viviendas unifamiliares, para calentamiento de ACS, calefacción, climatización de piscinas, suelo radiante…
Grandes instalaciones que consumen ACS como hoteles, residencias, colegios, clubes deportivos…
paneles termicos en bloque de viviendas

Sistema de apoyo

Dependiendo del clima del lugar donde se realiza la instalación, puede ser necesario incorporar y/o utilizar sistemas convencionales de apoyo energético que permitan garantizar el abastecimiento de energía en los momentos en los que no llega sufiente radiación solar como para calentar el líquido necesario.

1.

Ventajas de la energía solar térmica

La energía solar térmica es una opción muy interesante desde el punto de vista económico, medioambiental y de la confortabilidad del usuario. Estos son algunos de sus puntos fuertes.
Es una energía autónoma y descentralizada que procede de una fuente gratuita e inagotable como lo es el Sol. Permite reducir la emisión de gases productores de efecto invernadero, causantes del calentamiento global. Supone una reducción del consumo energético superior al 50%. Aporta valor añadido a la vivienda. Reduce la dependencia de las constantes subidas del gas y la electricidad. El coste diferencial de la instalación se amortiza a medio plazo. Posibilidad de solicitar subvenciones de hasta el 40% a fondo perdido.

2.

Funcionamiento de la energía solar térmica

El principio de funcionamiento de una instalación solar térmica no es demasiado complicado:

El principio de funcionamiento de una instalación solar térmica no es demasiado complicado: El panel solar capta los rayos del sol, absorbiendo de esta manera su energía en forma de calor. A través del panel solar hacemos pasar agua de modo que parte del calor es transferido a dicho fluido que eleva su temperatura y es almacenada y llevada al punto de consumo.

 

Descripción de componentes y equipos

Captadores solares

El captador solar es el elemento fundamental de cualquier sistema solar térmico. Tiene como misión captar la energía solar incidente y transmitirla al fluido que circula por él.

Acumuladores

La necesidad de energía no siempre coincide en el tiempo con la captación que se obtiene del sol, por lo que es necesario disponer de un sistema de acumulación que haga frente a la demanda en momentos de poca o nula radiación solar.

Intercambiadores de calor

El intercambiador de calor en una instalación solar se coloca cuando se quiere transferir el calor de un fluido a otro, sin que estos se mezclen independizando de esta manera los dos circuitos. Cuando este existe, se encarga de transferir la energía absorbida por los captadores (que contienen agua con anticongelante al ir instalados a la intemperie) al agua sanitaria del acumulador.

Bombas de circulación

Las bombas de circulación son aparatos accionados por un motor eléctrico, capaces de suministrar al fluido una cantidad de energía suficiente para transportar el fluido a través de un circuido, venciendo las pérdidas de carga que hay en el mismo.

Aislamiento

El aislamiento es fundamental en una instalación de energía solar térmica para evitar pérdidas caloríficas hacia el exterior.

Vaso de expansión

Su función es absorber las dilataciones del fluido contenido en un circuito cerrado, producidos por aumentos de temperatura. Pueden ser abiertos o cerrados. Así, los vasos de expansión se colocaran siempre en circuitos cerrados.

Estos son los principales componentes de un sistema solar térmico. No obstante, tendremos más elementos como son las tuberías, válvulas y accesorios, purgadores y desaireadores, termómetros, termostatos o manómetros que harán que el sistema funcione correctamente.

3.

Tipos de instalaciones

Según el tipo de agua que se desee calentar, existen dos diferentes tipos de instalaciones:

Circuito abierto

Circuito abierto donde el agua de consumo pasa directamente por los colectores solares, así se reducen los costos y es más eficiente. No obstante, el hecho de que no exista intercambiador puede influir en la calidad del agua u ocasionar problemas debido a las heladas.

Circuito cerrado

Circuito cerrado donde el agua de consumo no pasa directamente por los colectores solares. Éste es el sistema más utilizado. Se utiliza un líquido anticongelante que atraviesa los tubos de los colectores y se calienta mediante la radiación solar. Este líquido recorre un circuito hidráulico hasta llegar a un acumulador; allí ese líquido calienta el agua que vayamos a consumir. En caso de no alcanzar la temperatura deseada, dicho acumulador consta de una resistencia que se encarga de generar calor complementario.

0