Biomasa

Pellet

El pellet es un tipo de combustible granulado alargado (con forma de pienso) a base de madera. Se realiza mediante prensado de serrín. Los elementos que definen las propiedades físicas y mecánicas de la biomasa, como son la celulosa, la hemicelulosa y la lignina, hacen de aglomerante natural durante el proceso, sin que se necesite ni pegamento ni ninguna otra sustancia, más que la misma madera. Este proceso les da a los pellets una apariencia brillante como si estuviesen barnizados y les hace más densos.

1.

Ventajas del pellet

Ventajas económicas, de seguridad, comodidad y ecológicas

Económicas:

Considerablemente más económico que los combustibles fósiles (50% más barato que el gasóleo)
No existe tanta dependencia de terceros ni por lo tanto se depende de tantas fluctuaciones en los precios de los combustibles fósiles.


Seguridad:

El pellet cuando se almacena no presenta riesgo de explosión, no es volátil, no produce olores ni fugas y en caso de vertido se recoge fácilmente.No es tóxico para las personas.


Comodidad:

Las propiedades físicas del pellet permiten que se pueda manejar de forma parecida a un fluido, de esta forma, es totalmente automatizable tanto en su transporte, llenado de depósito como en la combustión y limpieza.


Ecológicas:

Fuente de energía renovable.
Combustión mucho más eficiente que la leña.
La ceniza es mínima, totalmente biodegradable y es un buen abono.

2.

Características

del pellet

 

DIÁMETRODENSIDADLONGITUDPODER CALORÍFICOPESO A GRANELCONTENIDO EN AGUACONTENIDO EN CENIZASCONTENIDO EN AZUFRE CONTENIDO EN NITROGENO CONTENIDO EN CLORO VALOR ORIENTATIVO 
3 – 14mm600 – 750m3/kg1 – 7 cm3.500 – 5.000 Kcal/kg650 kg/m3 < 10 % < 1 % < 0.04 % < 0.3 %  < 0.02 % 2 kg PELLETS = 1 kg gasóleo

3.

Leña

y tipos de leña

Leña

La leña es la madera que se utiliza como combustible en estufas, chimeneas o cocinas. Se extrae directamente de los árboles, por lo que es una de las formas más primitivas de biomasa.

La leña es la principal fuente de energía para la mayor parte de la humanidad, por encima del petróleo o de cualquier otro combustible. No obstante, para considerar la leña una fuente de energía renovable y respetuosa con el medio ambiente, se supone que debe replantarse cada árbol que se tale para hacer leña. De esta forma la nueva planta absorbe el carbono que se lanza al quemar la anterior y se asegura leña para el futuro.

Tipos de leña

Antes de hacer cualquier otra consideración, hay que decir que para hacer un buen fuego la leña debe estar bien seca. Para ello lo mejor es que se haya secado troceada durante un año. No en vano, debe aclararse que la leña seca puede tener aproximadamente el doble de poder calorífico que la leña verde.

En cuanto al tipo de la leña, se podrían dibujar dos grandes grupos: la leña dura y la blanda. Sin entrar en mayores consideraciones, la leña dura es mejor que la blanda, ya que tienen mayor poder calorífico. Por ejemplo, la encina, el haya, el olivo, el roble… son leñas de buena calidad.

0